Skoda Citigoe iV: Primera prueba

Coches.net

Nuevo Miembro
#1
Ya hemos tenido ocasión de conducir el Skoda Citigoe iV, primer automóvil eléctrico de la firma checa y primer integrante -en compañia del híbrido enchufable Skoda Superb iV cuya prueba podéis leer aquí- de la submarca iV de vehículos “electrificados”. Monta un propulsor eléctrico de 61 kW y su batería de 36,8 kWh le permite homologar una autonomía WLTP de 260 km. Sale a la venta en España con precios que parten desde 22.370 € (20.120 € aplicada la campaña de lanzamiento).

Skoda pone a la venta su primer coche eléctrico, cuyas características técnicas son en esencia las mismas del Volkswagen e-up! y el Seat Mii electric.
No descubro nada nuevo si os digo que el Skoda Citigoe iV está basado en el pequeño utilitario Skoda Citigo; y tampoco os sorprenderá saber que esta variante eléctrica es “pariente cercana” del Volkswagen e-up! y el Seat Mii -del que ya os trajimos nuestra primera videoprueba-. Los tres modelos que conforman la oferta eléctrica del Grupo Volkswagen para el segmento A comparten plataforma, sistema de propulsión, tecnología y numerosos elementos.

Centrándonos en el Citigoe iV, sus dimensiones son prácticamente las mismas que las del Citigo: mide 3,60 metros de largo por 1,65 m de ancho, y se las apaña para preservar los mismos 250 litros de capacidad de carga. Esto es así porque la batería se ubica en los bajos del habitáculo aprovechando el espacio dejado por el depósito de gasolina y la caja de cambios.

En un wallbox como éste, la carga lleva hasta el 80% cuatro horas y cuarto; pero si lo hacemos en un punto de 40 kW, con una hora será suficiente.
La batería de iones de litio cuenta con una capacidad total de 36,8 kWh, de los que permite utilizar 32,3 kWh para el uso efectivo. Podemos cargarla en un enchufe casero convencional de 2,3 kW, un wallbox de 7,2 kW o bien en una estación pública de corriente continua de hasta 40 kW de potencia. Los tiempos para llevar la carga desde el 0% al 80% son de 12h 43m en el primer caso, 4h 15m en el segundo y sólo 1 hora en una toma de carga rápida.

El motor eléctrico encargado de mover el motor delantero tiene una potencia de 61 kW (82 CV) y 212 Nm de par. El Citigoe iV acelera de 0 a 100 km/h en 12,3 segundos, una marca no muy impresionante pero sí perfectamente comprensible, considerando que este vehículo pesa alrededor de 300 kg más que el Citigo de gasolina. En cualquier caso, se trata de un coche destinado casi exclusivamente urbano tanto por su tamaño como por su limitación de velocidad máxima a 130 km/h.

El Citigoe iV se mueve por la ciudad como pez en el agua; y aunque no es un coche ligero, su centro de gravedad bajo y la alegría de su motor hacen que conducirlo sea una delicia.
Precisamente por su condición de coche de ciudad, Skoda nos invitó a conducirlo durante algo más de una hora por las preciosas calles de la ciudad holandesa de La Haya; al fin y al cabo, es en un entorno como aquel donde este pequeñín puede presumir de sus virtudes.

Durante nuestra prueba demostró ser un coche enormemente maniobrable y mucho más ágil de lo que sugieren su peso y sus cifras de aceleración pura. Se mueve como el rayo entre semáforo y semáforo, con una arrancada más propia de un scooter; pero claro, siempre bajo techo y en completo silencio. Además el habitáculo es perfectamente válido para acoger a cuatro ocupantes; las suspensiones han sido ajustadas para no ser demasiado secas ni demasiado blandas, y la dirección es lo bastante rápida como para no restar sensación de agilidad. Lo único que no me satisface es la ausencia de un verdadero sistema de navegación e infoentretenimiento con pantalla táctil; pero al menos sí se nos ofrece conexión con nuestro teléfono móvil y un soporte para anclarlo sobre el salpicadero.

Sus 260 km de autonomía WLTP bastarán para "quitarnos el miedo del cuerpo".
Como es lógico, no fue posible -y menos aún conveniente- poner a prueba la duración de la batería durante este evento de presentación internacional, pero da tranquilidad saber que el ciclo de homologación WLTP asegura que el Citigoe iV es capaz de recorrer 260 km de promedio con una sola carga. Puede que en la práctica sean unos cuantos menos, lo que tampoco es dramático en un coche destinado para moverse por las grandes ciudades y su periferia. Imagino que el usuario medio ni siquiera precisará cargar la batería a diario.

Con objeto de optimizar la eficiencia energética, se nos ofrece un selector de niveles de recuperación de energía que podemos controlar mediante la palanca del cambio. El coche puede circular “a vela” si nos interesa, dejándolo correr sin que recupere energía cinética en la deceleración; de no ser así, están disponibles cuatro niveles de regeneración -y por tanto, de retención-. El nivel más restrictivo nos permite circular sin apenas tener que recurrir al pedal de freno, siendo a priori el método más eficaz y eficiente en la ciudad.

Está basado en el Citigo, respecto del que presenta pocas modificaciones exteriores más allá de la parrilla, el paragolpes delantero y las llantas.
El diseño del Citigoe iV no es tan distinto al del Citigo con motor de combustión. El cambio más visible es el de la parrilla, pintada en el color de la carrocería y sin tomas de aire ya que las necesidades de refrigeración del sistema eléctrico son muy inferiores. Por ese mismo motivo, el paragolpes delantero presenta una entrada más reducida. También son distintas las llantas, disponibles en medidas de 14 a 16 pulgadas y con un diseño pensado para mejorar el rendimiento aerodinámico.

Su habitáculo también es muy similar, aunque las tapicerías son de diseño exclusivo con pespunteado en verde y el salpicadero presenta una decoración específica. La instrumentación ha sido adaptada para reflejar los flujos de energía, el nivel de carga, la autonomía prevista y el nivel de retención en uso.

El interior también es parecido aunque presenta un acabado exclusivo y la instrumentación ha sido adaptada a la naturaleza eléctrica de este modelo.
Las posibilidades de equipamiento son interesantes para un coche de esta categoría: puede llevar volante, palanca y freno de mano revestidos de cuero, asientos calefactados, cristales tintados y sensores de aparcamiento traseros. Los sistemas de asistencia a la conducción dan cabida a sensores de lluvia y luces, mantenimiento de carril, control de crucero y arranque en pendiente.

El Skoda Citigoe iV ya está a la venta en España con los niveles de acabado Ambition y Style. El precio de partida es de 22.370 euros, que con el descuento de lanzamiento se quedan en 20.120 euros. Además, la filial española ofrece 800 euros de ayuda a la instalación de un wallbox (propio o de terceros), así como la extensión de garantía a 4 años.

Continúar leyendo...