Skoda Spaceback 1.6 TDI 115 CV

Tema en 'Noticias externas' iniciado por Coches.net, 9 Oct 2015.

  1. Coches.net

    Coches.net Nuevo Miembro

    Espacio y eficiencia

    ver galería[​IMG]El Spaceback mide 4,30 m de largo, lo que supone 18 cm menos que el Rapid del que proviene. Fotos: Eloy GarcíaCon el Spaceback, la marca checa se introdujo en un segmento como el compacto que tenía muy abandonado. Es un modelo que destaca por su funcionalidad, gracias a un habitáculo espacioso, muy aprovechable y repleto de soluciones prácticas pensando en facilitar la vida a bordo, factores que compensan una estética interior bastante sobria. En esta ocasión, la mecánica escogida es la 1.6 TDI de 115 CV, que sustituye a la de 105 CV y que gana en rendimiento y eficiencia, colocándose como techo en la gama diésel del vehículo.

    El precio de la unidad probada es de 22.570 euros sin opcionales, una cantidad algo elevada si no tenemos en cuenta la promoción actual de Skoda, que deja el precio en 16.900 € (con Plan Pive y financiación incluidos, sin los gastos de matriculación ni pre-entrega). El de los compactos es el segmento estrella en nuestro país, por lo que la lista de competidores del Spaceback es realmente amplia. Dentro de ellas se hallan modelos como el Renault Mégane, el Peugeot 308, el Opel Astra o el Seat León.

    Basado en el Rapid

    ver galería[​IMG]El paquete opcional Emotion Plus que lleva esta unidad incluye la luna trasera oscurecida y el techo panorámico, entre otros elementos. A diferencia de lo que que suele ser habitual entre las marcas generalistas, en las que la estructura de un modelo compacto sirve como base para dar lugar a otras carrocerías, la marca checa ha optado por una metodología distinta. El ejemplo es el Spaceback, cuyo origen se encuentra en la berlina compacta Rapid, un modelo de mayor longitud. De hecho, el Spaceback mide 4,30 m de largo, lo que supone 18 cm menos que su compañero de marca.

    Esta variación se ha logrado reduciendo el voladizo trasero con respecto a la berlina. En lo que se refiere a línea de diseño, el frontal del Spaceback es idéntico al del Rapid. La parrilla de franjas verticales es la protagonista en ambos casos. A partir del pilar D es donde se encuentran las principales diferencias entre ambos modelos. De perfil, el Spaceback no esconde que, pese a su naturaleza de compacto, también le hace un guiño a una silueta de inspiración familiar. La importante batalla de 2,60 metros es otro de sus puntos destacables.

    La zaga del Spaceback sigue las reglas de diseño del fabricante checo, con elementos tan representativos como las luces en forma de C. De esta zona del vehículo debe destacarse la amplia luna oscurecida, que forma parte del paquete opcional Emotion Plus (1.485 euros), que incluye además el techo panorámico, las llantas de aleación Savio de 17 pulgadas, los retrovisores negros y los faros antiniebla oscurecidos. El color color Rojo Fuego de la carrocería también viene como extra (175 euros).

    Práctico, ante todo

    ver galería[​IMG]El Spaceback destaca por contar con uno de los mejores maleteros de su clase, con 415 litros de capacidad. Una vez dentro del habitáculo se observa que también comparte diseño con el Rapid, con unas líneas sobrias y poco arriesgadas. El carácter funcional del coche se pone de manifiesto desde un primer momento. Dispone de una muy buena ergonomía y de una correcta calidad de acabados, que ha mejorado ligeramente (coincidiendo con la llegada a la gama del motor 1.6 TDI de 115 CV probado) pero que no ha dado un gran salto. La amplitud interior es uno de los puntos fuertes del modelo checo, que goza de un óptimo aprovechamiento del habitáculo. El puesto de conducción es cómodo y espacioso, una sensación que también se traslada a las plazas traseras, donde pueden alojarse dos adultos con un importante espacio para las piernas.

    Para tres personas, el tema cambia. La tercera plaza es menos confortable debido al tamaño del túnel central y a la mayor firmeza del respaldo. Además, la anchura es demasiado justa para que tres adultos viajen cómodamente. El Spaceback también destaca en capacidad del maletero, pues ofrece un magnífico volumen de 415 litros que lo sitúa entre los mejores de su clase. Como es habitual en los modelos de Skoda, el Spaceback cuenta con soluciones prácticas enmarcadas dentro de la filosofía Simply Clever. En este caso, se trata de elementos como un compartimento para el chaleco de emergencia bajo el asiento del acompañante o un rascador de hielo integrado bajo la tapa del depósito de combustible (algo que agradecerán los conductores de las zonas más frías del país).

    Esta unidad pertenece al acabado más exclusivo de la gama, denominado Style (sustituto del anterior Elegance), y entre los elementos específicos que la diferencian de la terminación inferior se encuentran el climatizador Climatronic, la guantera refrigerada o los sensores de luces y lluvia. Además de ello, equipa de serie airbags frontales, laterales y de cabeza, control de estabilidad, control de crucero, volante multifunción y pomo del cambio de cuero. Como extras, además de los comentados anteriormente, el Spaceback probado dispone de sistema de navegación Amundsen con cartografía europea (535 euros) con pantalla táctil de 6,5 pulgadas, conexión USB, lector de tarjetas SD y Bluetooth. También opcionalmente dispone de asientos deportivos (260 euros).

    Mayor rendimiento

    ver galería[​IMG]El motor 1.6 TDI de 115 CV responde muy bien a bajas vueltas y demuestra una buena elasticidad.La gama diésel del compacto de Skoda está compuesta por dos alternativas mecánicas. Por un lado cuenta con el motor 1.4 TDI de 90 CV y, por otro, con el 1.6 TDI de 115 CV, que ha ganado 10 CV en su reciente renovación además de cumplir con la normativa Euro 6. Por este motivo, éste es el propulsor escogido para la prueba. Se trata de un turbodiésel de cuatro cilindros en línea con un par de 250 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm. Responde muy bien a bajas vueltas y demuestra una buena elasticidad que lleva a mover el vehículo con una mayor soltura si lo comparamos con el motor predecesor.

    El propulsor muestra un importante refinamiento y, en materia de prestaciones, el Spaceback con este motor puede rodar hasta a 198 km/h de velocidad punta y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos, un registro bastante interesante para su potencia. Pero donde más destaca la mecánica es en su eficiencia, pues homologa un consumo de 4,2 litros cada 100 km y registra unas emisiones de 109 g/km de CO2, datos que se ven beneficiados en ciudad por el sistema Start/Stop de serie.

    El valor extraído de la prueba fue algo superior, exactamente de 5,7 litros, lo que supone una cifra igualmente bastante ambiciosa. Por su parte, el motor está engranado a una caja de cambios manual de cinco velocidades de tacto suave y que cuenta con un escalonado equilibrado. En cualquier caso, no le vendría mal una sexta marcha para que el propulsor fuera aún más desahogado. Además, con esta incorporación aún se conseguiría ajustar algo más los consumos.

    Herencia de su “hermano” berlina

    ver galería[​IMG]La amplitud interior es uno de los puntos fuertes del modelo checo, que goza de un óptimo aprovechamiento del habitáculo.Dado que el Spaceback se basa en la estructura del Rapid, su comportamiento dinámico es muy similar. Es un vehículo fácil de conducir, al que uno se habitúa enseguida, y dispone de una buena maniobrabilidad a la hora de moverse por zonas urbanas. No es tan cómodo como un Octavia, ya que los baches se perciben en mayor medida en el Spaceback debido a unas reacciones algo más secas de la suspensión. De todas formas, registra un buen nivel de confort general.

    Al conducir por carreteras reviradas, el compacto checo se comporta de forma estable, aunque si se incrementa demasiado el ritmo se aprecia algún que otro balanceo de la carrocería. Mientras tanto, al rodar por las rectas de autopista proporciona un importante grado de aplomo, acompañado de una buena calidad de rodadura. Uno de los aspectos mejorables del Skoda es la insonorización del interior, ya que se cuelan algunos decibelios de más procedentes del motor.

    La dirección del vehículo se distingue por su suavidad y por su notable nivel de precisión. Eso sí, se agradecería que transmitiera más información acerca del firme por el que se conduce. A la hora de detener el coche, el equipo de frenos actúa con contundencia, dejando clara la eficacia del Spaceback en este sentido.

    Conclusión

    ver galería[​IMG]Dispone de una buena maniobrabilidad y registra un buen nivel de confort general, aunque por debajo del Octavia en este aspecto. El compacto de Skoda se beneficia de un habitáculo espacioso y, sobre todo, muy práctico y funcional, con un maletero de importantes dimensiones. El motor 1.6 TDI de 115 CV probado se confirma como una de las mejores alternativas mecánicas de la gama, puesto que ofrece un buen rendimiento unido a un bajo consumo de combustible. El Spaceback se desenvuelve muy bien por ciudad y ofrece interesantes resultados fuera de ella con un confort de marcha que, si bien está algo por debajo del que brinda el Octavia, no está muy alejado en términos generales.

    Continúar leyendo...
    A Javier Merino le gusta esto.

Compartir esta página